Cuentos Cortos Para Dormir

From Wiki.ProfileQuinte.com
Jump to: navigation, search

Cuentos Cortos Infantiles. Uno de los cuentos para dormir que acompañan a mis hijos desde pequeñísimos y que todavía les sigue apresando como el primero de los días y del cual ya os hablé en uno de mis precedentes posts entre mis recomendaciones para adquirir con motivo de la Diada de Sant Jordi Un libro ilustrado, de fácil lectura, para iniciar con energía los días que prosiguen y mitigar el cansancio de saber que justo termina de iniciar la semana.

— No me hiciste caso tampoco esta vez, pero te ayudare pues me das lastima, te llevare al castillo de oro, cuando llegue la media noche debes saltar sobre la princesa la que se dirige al baño a esa hora, debes besarle en la boca y decirle que deben partir, mas por mas que la princesa te lo solicite no dejes que se despida de sus padres — Aconsejo el zorro indicándole que se subiera a su lomo.

9. "Mamá, no puedo dormir", Brigitte Raab y Manuela Olten, ed. Takatuka (+3-cuatro años): en este cuento tierno y divertido la protagonista no puede conciliar el sueño y va llamando a su madre, la cual, muy paciente y comprensiva, le va contando que debe buscar su forma de dormir, puesto que todos tenemos nuestra manera, incluso los animales: los peces con los ojos abiertos, los murciélagos boca abajo, los leopardos encima de una rama de árbol, etc.

Lo excepcionalmente lejos que se encuentran los cuentos maravillosos de la vida rutinaria de un pueblo, que sin embargo cultiva esa tradición oral incluso a sabiendas de que no encierran ninguna verdad objetiva ni pragmáticamente útil, es exactamente la mejor prueba de que semejantes cuentos encierran un mensaje de naturaleza bien diferente, y a la que nos hemos referido: el sentimiento de la libertad (oprimida y mediante sucedáneos en España) y de la justicia, como logros irreversibles del hombre y, a falta de ellos (en España también), la apertura del planeta a lo desconocido; nunca a lo sobrenatural en este sentido religioso moderno.

Por otro lado, si no deseamos perder bastante tiempo en la lectura, lo mejor que puedes hacer es apostar por aconsejar a nuestro hijo cuentos populares cortos, mediante los que no solo podrán gozar de miles y miles de historias sin salir de casa, sino que además les van a ayudar a mejorar su imaginación, lo que es algo verdaderamente muy importante a la hora de prosperar su desarrollo.

La iniciativa participativa, que narra de qué manera la deportación ha creado un profundo desgarro en la unidad y vida familiar, es obra de la profesora de educación secundaria Sophia Sobko, una inmigrante rusa que vivió en San Diego y San Francisco, y que fue testigo de la huella sensible que la inmigración indocumentada deja en estudiantes y pequeños hispanos de todo el país.

Resulta necesario agregar que la naturaleza ideológica de los factores familiares y sexuales, esto es, la relatividad de semejantes fundamentos sociales, es precisamente lo que le da vida interna a estos cuentos cortos infantiles ilustrados para imprimir, lo que genera su movimiento (el más común de todos es la necesidad de liberar a alguien de un encantamiento-secuestro para casarse con él).

19. "El pueblo yacente", Rebecca Deutremer, ed. Edelvives (+8 años): esta increíble autora e ilustradora nos vuelve a recrear con una joya literaria sin igual, esta vez amoldando el cuento de La Preciosa Durmiente de forma magistral e infrecuente, pues no se centra en la princesa sino más bien en el resto de habitantes del pueblo y en el silencio y la naturaleza que los envuelve en su ininterrumpido sueño.

Es de alardear que el cuento se desarrolló en una temporada en la que ni tan siquiera existía la escritura, así que probablemente las historias entonces eran contadas oralmente en derredor de fogatas, en tiempos de cuentos cortos infantiles ilustrados para imprimir los pueblos primitivos, normalmente en las tardes y por las noches, al aire libre en cuevas, para crear cohesión social mediante la narración de los orígenes del pueblo común y sus funciones.